Krapp, el grupo




KRAPP es un grupo que desde el 2000 trabaja en la búsqueda de nuevas formas de expresión. Está integrado por bailarines, actores y músicos que orientan su actividad a la investigación creativa, la heterogeneidad de esta contaminación contribuyó a la construcción de su estética particular. Los integrantes de Krapp son: Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur

En octubre del 2000 estrenan ¿NO ME BESABAS?, con esta obra el grupo asentó las bases de lo que serían sus obsesiones permanentes: encontrar una realidad amparada por los sentidos, explorar sobre la potencia que genera el choque de los cuerpos, confundir los sentidos aclararlos y volverlos a confundir hasta hacerlos estallar. 
En diciembre del 2002 se estrena MENDIOLAZA (un drama coreográfico); este es un trabajo inspirado en imágenes de pueblos serranos. Esta obra versa sobre la idea poética de estas imágenes, donde la trama se fractura bajo una fisicalidad intensa, feroz, que la convierte en una suerte de movimiento perpetuo.  

En 2006 en co-producción con el Latino Cultural Festival estrenan PROYECTO E (Un work in progress de su obra OLYMPICA, que fue estrenada en junio de 2007. Siguiendo la linea estética que habían mostrado en sus trabajos anteriores, en esta obra los integrantes del Grupo Krapp, personificados como Ex-deportistas olímpicos intentan recuperar aquella sublime sensación que provoca la ovación y los aplausos en los días de gloria.

Después de una intensa actividad y presentaciones en escenarios de Latinoamerica, Euporpa y Estados Unidos, el grupo hace una pausa para darle lugar a producciones personales fuera de Krapp. En estos trabajo, cada uno por su lado, investigaron sobre la problemática de la representación y los límites del lenguaje. En 2010 el grupo se vuelve a reunir. La idea de este reencuentro, fue aunar la experiencia recogida en estos años de distancia e intentar poner en funcionamiento nuevamente la maquinaria creadora.
Es así que después de No me besabas?, Mendiolaza y Olympica presentaron el díptico: ADONDE VAN LOS MUERTOS (Lado A y Lado B), allí se apropiaron nuevamente del escenario, lugar donde se sienten mas cómodos, para intentar responder escénicamente sus preguntas acerca de las posibilidades de la representación teatral, en este caso sobre la muerte.

En 2017 el Grupo es convocado por el El Teatro La Ribera, perteneciente al Complejo Teatral de Buenos Aires a realizar una nueva obra: El Futuro de los Hipopótamos. 
Aquí el futuro opera no solo como idea para evocar temores, fracasos y obsesiones sino también como un constante generador de discursos sobre las inexistencias que sólo son posibles a través de la invención. Una anarquía creadora liderada por deformes, por rubios dementes, ingenuos, brutales y peligrosos. Quizás, estén solo tratando de imaginar un lugar donde todos los futuros sean posibles.
                                
Sus obras fueron presentadas en Argentina y en importantes festivales de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, entre ellos RioCena Contemporánea (Río de Janeiro), American Dance Festival de Durham (EE.UU.),Festival VEO Valencia Escena Oberta (España), VIII Festival Internacional de Danza Contemporánea DeVir Capa de Faro (Portugal), Feria Internacional de Huesca (España), Festival de Teatro de Oriente de Barcelona (Venezuela), Festival Internazionale Globalize Colognede Köln (Alemania), Pumpenhaus de Munster (Alemania), Latino Cultural Fest in Queens Theatre in the Park (Nueva York), La Guardia Performing Arts Center (Nueva York) y Forum Universal de las Culturas de Monterrey (México). Dictaron workshops y realizaron residencias, entre otras, en la Universidad de Austin (Texas, EE.UU.), ADF (Durhaim, EE.UU.), Colgate University (Nueva York, EE.UU.) y Ann Arbor University (Michigan, EE.UU.). En 2008 eL Grupo Krapp recibe el premio de la Fundación Konex a la trayectoria.



Las flores del mal. Por Mariano LLINAS

Si, como todos pensamos, el grupo Krapp pasará a la historia, y se escribirá sobre sus hazañas, tal vez resulte oportuno que un testigo de los tiempos se refiera a ellos por fuera de sus méritos artísticos, a fin de desengañar a futuros historiadores y periodistas. El Grupo Krapp: EL mayor puñado de malvivientes que haya poblado estas tierras desde los tiempos del Pibe Cabeza o desde las infaustas fechorías de Mate Cosido o de Zamacolla. Jóvenes del futuro: No piensen en un grupo de danza; piensen en una banda de malhechores.

TUR: De todos ellos, ninguno más peligroso que este apache del bajo fondo, que este náufrago extraído de las más atroces leyendas del tango. Sonrisa fácil, bigote anchoa, lengua bífida y seductora, crueles encantos del suburbio. Las leyendas que corren en torno suyo son legión y hubieran hecho ruborizarse al propio Capone o al propio Morgan.  No uno: todos los delitos que se le imputan son verdaderos.

ALMENDROS: Apenas conozco a este individuo de sonrisa pecadora y voz aflautada; poco es lo que puedo escribir sobre él.  Sólo diré que no lo dejaría a solas con mi mujer, ni le prestaría mi auto, ni dejaría que estuviera a mi lado al marcar la contraseña de mi cajero automático.  Un film (“EL loro y el Cisne”, 2013) muestra con fatal fidelidad su modus operandi.

CASTRO: La elegante belleza de Cary Grant; la melancolía de Delon en “El Samurai”; la contagiosa risa de Satanás, y el mismo horrendo brillo en sus ojos; una copiosa vida sentimental, que haría ruborizarse a Sardanápalo o a Calígula y convertiría en niños de pecho a Landrú o a Sade: Todos estos inquietantes elementos coexisten en “El Bebe”; el ángel negro del arrabal, el incansable explorador de la noche. Las más escandalosas callejuelas de Hamburgo, de Nápoles, de Estambul, de Santiago de Chile, de Kinshasa, recuerdan y tiemblan ante su avergonzante presencia. Un animal, bello y peligroso, que anda por el mundo como una bomba de tiempo.

LUIS: La extrema melancolía y el desmedido fervor: Ambos extremos conviven en el corazón de este Gangster. El cuerpo de un titán o de un acróbata y la voz de una quinceañera. La nocturna lucidez de Nietzche y la ortografía de Toro Sentado o de Catriel. Así es este cacique: un hombre de paradojas; un hombre indescifrable. ¿Quién puede decir que lo conoce? Es uno de los grandes cerebros del grupo, y de sus insondables abismos mentales  provienen las más desaforadas de sus prácticas.

LUCIANA: Motivos de orden cuasi-familiar me impiden expedirme sobre esta verdadera Rosa del Hampa, en cuya desaforada negritud (que habla de un origen africano nunca explicado) ha perdido la cabeza más de un hombre de buen corazón.  Sólo diré: Algo raro ha de haber en una mujer que se mueve con soltura entre tantos malandras. Madre ejemplar, amante esposa, actriz de cine, y aun así, un malevaje de lo peor responde a su comando como si fuera un pelotón. También nosotros, -también yo- seguimos (acaso sin saberlo) sus ordenes, y formamos un obediente ejército a su servicio. Tal vez sea ella misma la que, secretamente, dicte estas notas.
Ante ti nos prosternamos ¡Oh araña!


Comprendo la perplejidad del lector: Cómo hacer coexistir el talento y estas indecentes biografías.  Basta ver a Krapp para responderlo. Algunas formas de belleza proceden de la pureza y de la virtud; otras, acaso las más bellas, surgen del malevaje, del espanto y de la errante desobediencia del lumpen. No esperes de ellos, muchacho, la exasperante elegancia de los ángeles. No es allí donde hallarás este brillo. Acércate: Los ritmos del mal ya están sonando. ¡Baila con ellos! 










No hay comentarios.: